Una sentencia

La noche del 10 de septiembre de 2015 se conoció una sentencia que representa todo lo que NO quiero para mi país: injusticia, atropello y ese interminable resentimiento social de desaparecer al que piensa diferente. Personalmente lo que quería era un Leopoldo libre y no para éste país, sino para ella y su familia, una familia que como muchas está incompleta.

Ésa es una lamentable realidad en mi país: las familias incompletas, unas por episodios de violencia, victimas fatales de la inseguridad que innegablemente han dejado vacíos en las mismas familias que apoyan al gobierno y en tantas otras que no, todos por igual hemos estado expuestos a ser parte de una de esas familias incompletas.

Tampoco puedo dejar de pensar en esas otras familias que pierden integrantes pero por otra razón, cuando se separan en búsqueda de otra realidad, de esas familias también conozco muchas, eso que yo llamo “fuga de afectos”.

Pero en éste caso vemos es a otro tipo de familias, esas que no tienen a todos sus integrantes porque simple y sencillamente piensan diferente. Pienso siempre en ella, en todo éste proceso histórico ¡Fuerza!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s